Dice el Código Penal Federal, en su artículo 325, que un feminicidio es un homicidio por razones de género, lo cual implica alguna de las siguientes circunstancias:

I. La víctima presente signos de violencia sexual de cualquier tipo.

II. A la víctima se le hayan infligido lesiones o mutilaciones infamantes o degradantes, previas o posteriores a la privación de la vida, o actos de necrofilia.

III. Existan antecedentes o datos de cualquier tipo de violencia en el ámbito familiar, laboral o escolar, del sujeto activo en contra de la víctima.

IV. Haya existido, entre el activo y la víctima, una relación sentimental, afectiva o de confianza.

V. Existan datos que establezcan que hubo amenazas relacionadas con el hecho delictuoso, acoso o lesiones del sujeto activo en contra de la víctima.

VI. La víctima haya sido incomunicada, cualquiera que sea el tiempo previo a la privación de la vida.

VII. El cuerpo de la víctima sea expuesto o exhibido en un lugar público.

En México, el fenómeno de los feminicidios se visualizó, formalmente, en 1993, en Ciudad Juárez. Muchos años después, en 2009, la Corte Interamericana de Derechos Humanos dictó el primer fallo internacional sobre feminicidio, el cual responsabilizó al Estado mexicano por no haber investigado la desaparición y el asesinato de tres mujeres en el llamado caso del campo algodonero.

Hoy, de acuerdo con la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, los feminicidios en México se incrementaron, de siete al día, a 10.5 entre 2017 y 2020. Una barbaridad.

Tan sólo imagine que cada día hubiera más de diez decesos en nuestro país a consecuencia del coronavirus. ¿Qué estarían reportando los medios? ¿Cómo reaccionarían las autoridades? ¿Cuál sería el ánimo social frente a esta cifra catastrófica?

Ayer tuve la oportunidad de conocer a María Salguero, quien, desde 2006, comenzó un ejercicio fundamental para documentar y entender este terrible fenómeno en México. Me refiero al mapa interactivo de los feminicidios, el cual se puede consultar en feminicidios.mx. Salguero es geofísica del IPN y se considera feminista. Con recursos propios y una gran visión, ha desarrollado esta magnífica herramienta que, literalmente, no la tiene ni el gobierno mexicano.

En el sitio se puede observar en qué ciudades del país han ocurrido los feminicidios. Entre marzo de 2019 y marzo de 2020: ocho mil 872.

También es posible consultar por edad, relación del homicida con la víctima, modo en que fueron asesinadas, cuántos hijos quedaron en la orfandad, las distintas motivaciones del asesinato y otras variables.

La lista de feminicidios se hace a partir de la información de los medios o de la que envía la gente y después corrobora el sitio. Hay avisos que se presentan como verificados y otros no verificados. Hay avisos de víctimas con nombre y apellido, otras sin identificar y otras de identidad reservada.

A continuación, para ilustrar de lo que estamos hablando, presento algunos ejemplos de avisos verificados:

Palmar de Bravo, Puebla: Adriana Ignacia fue hallada muerta. Desapareció un día antes en Tecamachalco.

Temixco, Morelos: niña encontrada muerta. Sería hija de vendedores de rosas.

Tecali de Herrera, Puebla: Nancy es asesinada de un disparo. Vecinos señalan a su esposo.

Zacatlán, Puebla: a Denisse, una niñita de sólo 5 años, la mató su madrastra a golpes por no avisar para ir al baño.

Villa del Carbón, Estado de México: cae hombre que mató con un hacha a su esposa.

Tulum, Quintana Roo: joven campechana de 18 años es torturada, violada y ejecutada.

Coyuca de Benítez, Guerrero: asesinan a una joven de 17 años que acusó públicamente a policías de acoso.

Cuautla, Morelos: menor asesinada en Cuernavaca por posibles miembros de la delincuencia organizada.

Gustavo A. Madero, Ciudad de México: hombre asesina y saca los órganos a mujer 20 años menor que él.

Celaya, Guanajuato: la matan a machetazos en la cabeza. Encapuchados prendieron fuego a casa de la víctima.

Huimanguillo, Tabasco: una jovencita de 18 años fue levantada de su vivienda para luego ser ejecutada de un balazo por la espalda.

Juárez, Nuevo León: mujer asesinada por ministerial era víctima de violencia.

Ésa es la triste realidad de México. Todo mi respeto y admiración a las mujeres, como María Salguero, que están trabajando para solucionar este terrible problema.