La industria tecnológica aspira a hacernos la vida más cómoda, pero, para ello, necesita ciertos estímulos demandados por la sociedad. Por eso os traemos una selección de cuestiones por las que se tendrá que apostar de cara a los años venideros.

La tecnología es una herramienta más de las que dispone el ser humano para mejorar su vida. En este orden de cosas, la sociedad y la vida en el planeta conllevan una serie de problemas y preocupaciones que la tecnología debe abordar al situarse como una herramienta precisa y avanzada para la población mundial.

Os traemos, bajo esta premisa elemental, los 10 retos a los que tendrá que aspirar cualquier producto tecnológico para el futuro más cercano:

1. Almacenar dióxido de carbono

El cambio climático es un hecho constatado por la comunidad científica. Por eso, los científicos encargados de estudiarlo a fondo están intentando, por todos los medios, desacelerar el proceso del calentamiento global.

Una de las cuestiones que más fuerza está alcanzando es la de “succionar” el dióxido de carbono de la atmósfera. Lo que está por ver aún es el método que se usaría, además de dónde se podría almacenar tal cantidad de CO2.

2. Almacenamiento de energía

Las energías renovables pasan por ser el futuro más inmediato para acabar con los combustibles fósiles. Pero, ¿cómo almacenar a escala global la energía que genera? Este hecho, que ya se ha establecido como una cuestión muy costosa debido a la cantidad de batería que necesitaría, está siendo estudiado con mucho detenimiento.

De hecho, varios grupos de científicos mundiales están investigando sobre los grandes almacenes en red para poder almacenar tal cantidad de energía.

3. Una vacuna universal contra la gripe

Aunque pueda parecer un hecho aislado, la gripe sigue siendo una de las enfermedades que más fallecimientos deja a lo largo del año. Potenciar una investigación con el fin de buscar una solución biológica a esta enfermedad sería el primer paso para que la sociedad aumentara su calidad de vida gracias a la tecnología, y con ello, el progreso de la medicina dentro del ámbito de las epidemias.

Imagen: Jaime Martín-Peñasco

4. Tratamiento del Alzheimer

El Alzheimer es una de las enfermedades más estudiadas, y pese a todo, es una de las menos conocidas. Incluso, muchas veces, es tomada como una demencia más. Por lo tanto, una inyección investigadora en el ámbito de las enfermedades que afectan al cerebro humano sería bienvenida para futuras generaciones que tengan que enfrentarse a ello.

5. Limpieza del océano

El mundo oceánico está siendo invadido por el plástico, es un hecho. De ahí que la limpieza del océano sea una de las medidas más importantes a la hora de establecer un nuevo calendario anticontaminación. Debido principalmente a la ingente cantidad de plásticos que hay ahora mismo flotando sobre el Pacífico; que, según los expertos, tiene el mismo tamaño que Francia.

6. Desalación del agua de mar

El agua dulce conforma un porcentaje muy bajo respecto al total de agua en el mundo. Esto sumado a las posibles sequías venideras debido al cambio climático, hace que la acción de desalar agua marina para hacerla potable sea una cuestión primordial.

En países como Israel, la infraestructura desalinizadora está muy desarrollada, pero es muy costosa, por eso es importante que se intente ajustar el coste a la dimensión social que supone la aplicación para el mundo.

7. Seguridad en los coches sin conductor

Pese a que aún no es corriente ver coches autónomos circulando por las carreteras, ya son muchas las iniciativas que se están dando para incorporarlos ordinariamente. Comportaría, por lo tanto, una reducción casi total de las muertes en carretera, una lacra de las sociedades industrializadas.

Pero llevará su tiempo, debido principalmente al caos circulatorio de las grandes ciudades que contravienen muchas veces las rutas mecanizadaspara las que están dispuestos gracias a la tecnología.

8. Inteligencia artificial incorporada

Recientemente, Boston Dynamics ha diseñado unos robots con forma perruna, pero en su demostración se vio que poseían una inteligencia mecánica, no orgánica.

Por lo tanto, y sirviendo estos robots de ejemplo, la aplicación de la inteligencia artificial a robots autónomos podría ser un nuevo paso adelante para la industria robótica.

9. Predicción de terremotos

Aunque en la actualidad llevamos unos años sin ninguna catástrofe natural relativamente grande (a esperas de cifras oficiales sobre las inundaciones de Mozambique), la cuestión de los terremotos es algo importante porque puede provocar graves maremotos. Por eso predecirlos será una de las apuestas tecnológicas mas importantes del siglo XXI.

10. Conocer el cerebro en profundidad

Al hilo de la investigación del Alzheimer, el hecho de conocer en profundidad las capacidades cerebrales humanas puede suponer una mejoría en la búsqueda de hacer progresar los niveles intelectuales de las personas. Además de potenciar el estudio sobre enfermedades mentales.