Tal parece que al gobernador Bonilla y a su equipo, convenientemente se le “olvidaron” algunos “detallitos” de sus compromisos de campaña. Por ejemplo, en su insistencia por un gobierno quinquenal, se le “pasó” que su plataforma electoral fue registrada ante el Instituto Estatal Electoral para el periodo 2019-2021, es decir, por dos años. Así lo podrá corroborar el lector si visita el siguiente enlace: https://www.ieebc.mx/archivos/pel1819/candind/coaliciones/PLATAFORMACOALICION.pdf.

Otro “detallote” es que, durante el proceso electoral 2018-2019, la coalición Juntos Haremos Historia por Baja California, integrada por MORENA, Partido del Trabajo, Partido Verde y Transformemos, se comprometieron por escrito a otorgar “presupuestos austeros y equitativos para la operación de los partidos políticos, que sea por igual a todos y no por el número de votos obtenidos en la elección anterior”, se puede leer en el citado documento.

Sin embargo, muy ufano, el Gobierno del Estado transmitió un “informe virtual”, destacando el cumplimiento de 63 de 100 compromisos de campaña en siete meses; por lo que, como ciudadano bajacaliforniano -haya o no votado por su proyecto- confío en que el gobernador y sus legisladores cumplirán cabalmente con la palabra empeñada.

Como se aprecia en el sexto párrafo del mismo escrito, los morenistas se refirieron a “las promesas incumplidas de estos gobiernos mal llamados humanistas, pero que en realidad lo único que les ha importado es enriquecerse y perpetuarse en el poder al precio que sea”. ¡Ah que caray! No sé ustedes, pero a mí, esas palabras me parecen sumamente actuales; de hecho, me recuerda mucho a #LordMoches, a la familia inserta en los Poderes Ejecutivo y Legislativo estatales, y qué decir de los “levanta-dedos” en el Congreso. Como diría Carlos Fuentes, se tratan de “regresiones a oscuras certidumbres”.

El texto continúa señalando: “los ciudadanos buscan en la vida política del quehacer público, la presencia de ciudadanas y ciudadanos con valores y sin servir a los intereses personales o de grupo”. Pues, ¿qué pasó? ¿Dijo su mamá que siempre no?

Y para “amarrar”, dice: “buscamos un cambio verdadero pero pacífico y democrático, no bajo un pensamiento único, sino principios democráticos en torno a un objetivo común, buscar la felicidad del pueblo de Baja California”. Al respecto, me atrevo a citar al expresidente Peña, quien en alguna ocasión dijera: “un presidente no creo que se levante pensando en cómo joder a México”, para dejar en claro que no existe un ciudadano, político o partido redentor, pues, aun con sus vaivenes y vicisitudes, todos pugnamos por el mejoramiento colectivo.

Lo que sí voy a cuestionar es la parte de los principios democráticos, ¡que bonito se lee! ¡Lo acepto! Lo que no acepto es que, sumergido en el terror de su avizorado fracaso, un partido político aspire a sepultar la vida democrática de nuestro estado, por ello reitero: el miedo no anda en burro, sino en MORENA.

En otro orden de ideas, esta semana, como parte del Programa de Formación y Capacitación Política, contamos con la participación del maestro chihuahuense Cristopher James Barousse, a quien, por este medio, reitero mi gratitud por su amable colaboración al impartir la charla “La importancia de la participación política local”.

Post Scriptum. “Los líderes no cuentan cuentos, los líderes toman decisiones”, desconocido.

* El autor cuenta con una Maestría en Comunicación Estratégica y es doctorando en Derecho Electoral.

CONTACTO:

www.facebook.com/FRuizMX/