La economía mexicana habrá crecido en promedio 1 por ciento en los seis años del actual Gobierno, con lo que el objetivo de 4 por ciento habrá quedado lejos de cumplirse, anticipó el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP), al hacer un balance de los tres años de la actual Administración.

De cumplirse esta expectativa, el objetivo del Plan Nacional de Desarrollo 2019-2024, que preveía que para 2024 la economía alcanzaría una tasa de crecimiento de 6 por ciento, con un promedio sexenal de 4 por ciento, habrá quedado lejos de cumplirse.

Al asegurar que el desempeño de la economía ha sido deficiente a lo largo de todo este Gobierno, el organismo que dirige Carlos Hurtado López detalló que, en comparación con otras economías emergentes y avanzadas, tras la pandemia de COVID, México se ha tardado más en alcanzar la trayectoria de su producto interno bruto (PIB) previa al 2019, la cual ya reflejaba una tasa de crecimiento deficiente.

 

“La caída de la actividad se presentó desde el comienzo de la administración, previo a la pandemia, cuando se contrajo 1.6 por ciento hasta el primer trimestre de 2020. Ya con la contingencia sanitaria, la contracción continuó”, sostuvo

Para el CEESP, después de la caída de 2020 se presentó un nuevo dinamismo, en el que es difícil distinguir entre una verdadera recuperación o simplemente un ‘efecto rebote’, que es natural después de la fuerte recesión, expone el centro.

A tres años de iniciado el actual Gobierno, todavía el Ejecutivo tiene la oportunidad de corregir el rumbo durante los próximos tres años, dijo el CEESP.

“Considero que, por un lado, se pueden adoptar políticas más propicias para la inversión productiva y absteniéndose de anuncios que generan mayor incertidumbre enfocadas solamente en la rentabilidad política. Asimismo, se pueden aprovechar las oportunidades que representan para México el crecimiento de Estados Unidos”, declaró Carlos Hurtado.