La actriz Julia Roberts hizo una pausa en sus actividades para visitar el albergue denominado La Pequeña Haití, ubicado en el llamado Cañón del Alacrán de Tijuana.

El director del albergue, el pastor Gustavo Banda, informó que Roberts “estuvo unas horas jugando con nuestros niños, compartió con ellos y demostró que es una persona sencilla. Lo más bonito de ello es que aprovecha que es embajadora de buena voluntad de la UNICEF para poder ayudar”.

En La Pequeña Haití y en el albergue del templo Embajadores de Jesús hay más de 300 refugiados: hombres, mujeres y niños. Principalmente son procedentes de Honduras, aunque también hay haitianos y de otros países de Centroamérica.

El ejecutivo informó que a la actriz no le gusta hacerse publicidad con las labores altruistas que realiza. “Por eso no se avisó a los medios de comunicación. Debemos agradecer que todavía hay mucha gente de buen corazón, Dios bendiga a cada persona que se da la oportunidad de venir para regalar tiempo a nuestros niños”.