El Festival Internacional de Cine Judío cumple 15 años y tiene como lema este año “El Festival Para Todos”, así  lo dieron a conocer Isidoro Hamui, director del festival y  Stephanie Fastlicht quien lo acompañó en la conferencia de prensa.

Es de llamar la atención que el festival es el tercero más grande en el mundo, con alrededor de 35 mil asistentes en 2017.  Se ha convertido en uno de los ocho más importantes del país y el cuarto de los que salen de gira: el Francés, el Alemán y Ambulante.  La mayor parte de los asistentes no son judíos y alrededor del 40% tiene menos de 40 años.

Las películas son variadas, de humor, artísticas, al final historias universales, se escogen de entre más de 150 películas, tres voluntarios las filtran para reducir el número a entre 40 y 50, y en la tercera fase un comité de selección de 35 voluntarios con diversas formas de pensar: rabino, católicos religiosos, anticatólicos criados en hogares católicos, gay de derecha y uno de izquierda, diplomáticos, intelectuales uno que otro experto de cine, con diferentes profesiones elige las que serán exhibidas

Isidoro Hamuri recomendó las películas de una forma muy divertida y coloquial:

Como Boda con el enemigo una película de humor ácido un americano palestino arruinado y que se casa por dinero vendiendo su ciudadanía a quien resulta ser una israelí, la película juega con los estereotipos con humor.

Guerra en la Cancha: donde se busca resolver el conflicto israelí palestino con un partido de futbol.

Armonía: la historia bíblica de Sarah y Abraham reinterpretada en el contexto actual en la filarmónica de Jerusalén.

Para los conocedores de cine documental un homenaje a Harold un realizador de storyboard y Lillian Michelson investigadora para películas que dejaron huella en películas de Spielberg y Mel Brooks entre otros

Milagros Embotellados: un católico árabe israelí que vive en Nazaret y que ante una situación económica complicada y una esposa embarazada decide embotellar aire sagrado y vendérselo a los peregrinos.

Otra película sobre lo que sucede al finalizar la segunda guerra mundial, Hasta pronto Alemania, donde unos vendedores sobrevivientes de os campos de concentración, tratan de encontrar la forma de readaptarse a las nuevas circunstancias, toca un tema social de una forma cómica con una mezcla de humor y drama.

El Pastelero de Berlín ya la pidió el festival de Guanajuato, habla de un hombre de negocios de Israel que se enamora de un pastelero de Berlín al morir el israelí, el pastelero va a buscar a la familia para intentar entender, toca temas religiosos de diversidad sexual, de lealtad, de responsabilidad, de diferentes formas de manifestar el amor.

Una excelente forma de conocer más sobre la diversidad cultural para generar respeto y tolerancia, ¿Vamos al cine?

Las películas se exhibirán en la Sala de Arte Cinepolis Rio del viernes 9 al jueves 15 de febrero en diferentes horarios y hay una promoción de 4 boletos por $159.00