Luego de que el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) anunciara que la economía mexicana creció 0.1% en el segundo trimestre del año, Arturo Herrera, secretario de Hacienda y Crédito Público (SHCP), afirmó que en México no hay una recesión económica, pero sí una desaceleración.

Al participar en la conferencia de prensa que se da para explicar el informe de finanzas y deuda pública, comentó que tampoco consideran que existan riesgos de entrar en una fase de crecimiento negativa en los próximos trimestres.

“De hecho lo que estamos esperando es que vamos a tener un crecimiento positivo y mucho más dinámico en el segundo semestre de lo que vimos en el primer semestre”, aseguró.

El funcionario no hizo cambios a la expectativa de crecimiento que tiene la SHCP para el cierre de este año en un rango entre 1.1% y 2.1%, a pesar de que varios organismos internacionales han modificado sus estimaciones del PIB de México en menos de 1.6% en promedio.

“Más allá de que si había o no una recesión técnica, lo que tenemos que atender es el proceso de desaceleración. Los pronósticos de actividad económica son mitad ciencia y mitad arte, y no voy a pasar juicios sobre ellos, quiero pensar que la mayor parte de los analistas lo hacen con seriedad”, dijo en referencia a los reportes que de diversos bancos internacionales que daban por hecho una recesión económica en el país.

Herrera aprovechó para aclarar que la definición de recesión es una reducción significativa y generalizada de la actividad económica en un país durante algunos meses.

Es decir, una recesión no solo se define por el resultado de una variable, como el crecimiento del PIB, sino también se deben considerar otras variables como el ingreso real, el empleo, la producción industrial y las ventas al mayoreo.

Además, apuntó que, para considerar una recesión técnica en una economía, se debe considerar una base desestacionalizada, “esto quiere decir que al hacer una comparación se tienen que corregir los días hábiles, pues en este semestre la Semana Santa cayó en abril y el año pasado fue en marzo, entonces se tiene que hacer una corrección por días hábiles”.

Comentó que el mismo Inegi está tratando de construir una definición de recesión que se pueda explicar para el caso de la economía mexicana.

“El Inegi tiene una definición de ciclos y también tiene un comité con economistas y académicos del sector financiero que va a ser el encargado de fichar el ciclo mexicano; este comité tiene economistas destacados como Juan Carlos Moreno BridJonathan Heath y Luis Foncerrada”, indicó.

Se trabajará en una política contracíclica

Herrera, que es el primer secretario que asiste a una conferencia sobre el reporte trimestral de las finanzas públicas, comentó que para tener más claro cómo enfrentar periodos de desaceleración o recesión económica se trabajará en crear una política contra-cíclica, pues México no cuenta con una.

“Lo que tenemos que hacer es tener una política fiscal que esté lista para actuar en los periodos de recesión o contracción, es decir, una política fiscal contra-cíclica. Hoy no tenemos esto. Tenemos algo muy parecido con los Fondos de Estabilización, que ayudan a cubrir brechas entre los ingresos aprobados y lo que se obtiene al cierre de año,”.

No obstante, expuso, en algún momento se deberá convertir el Fondo de Estabilización de Ingresos Presupuestarios en un fondo contra- cíclico, el cual cuente con reglas claras y objetivos, “lo tenemos muy claro, pero lo vamos a dejar pendiente, no va ser parte del Paquete Económico 2020 que vamos a enviar al Congreso, es algo de lo que estamos hablando abiertamente con los congresistas, es parte de la agenda de mediano plazo que tenemos para el país”.

Platicó que otra forma en que están afrontando la desaceleración son las recientes medidas que se anunciaron para reactivar la economía a través de infraestructura, gasto en inversión y adelantar contratos de este año y el 2020.

“Los proyectos que anunciamos y que en una parte implican recursos por 50,000 millones de pesos, la idea es que tengan un impacto inmediato en la economía para que ayuden a mitigar el efecto de la desaceleración”.

Estas decisiones han sido bien recibidas por el sector privado y por algunos gobiernos estatales, con lo que se está atendiendo el tema de cómo reactivar la economía, destacó.