Según Dean Obeidallah en múltiples entrevistas realizadas por el Instituto de Política Social y la Universidad de Georgetown hoy, el número de judíos con amigos musulmanes y el de musulmanes con amigos judíos en los Estados Unidos han alcanzado un 47% (Estaban a 21% al inicio de la trumpomanía) y entre los judíos es “peor” con 76% diciendo que tiene una imagen positiva de los musulmanes y 53% con opiniones muy favorables sobre los musulmanes y lo interesante es que al revés, musulmanes con amigos judíos y con enorme respeto al judaísmo llegan al 70% y todo esto gracias. Trump.

Si Gracias Sr. Trump !!!

Claro que no es lo que él deseaba ni siquiera se lo imaginaba o l e interesaba pero, gracias a su discurso racista, a su apoyo al discurso de los terroristas blancos de autogestión americana creados y reproducidos aquí desde siempre bajo la protección de la noche y la cruz ambos grupos, judíos y musulmanes están sufriendo un históricamente alto número de ataques personales, verbales y finalmente ataques armados con metralletas manejadas por “inocentes” jóvenes blancos que si fueran árabes serían considerados miembros de ISIS y enviados a Guantánamo pero, debido a su color y a que Trump los necesita para la próxima elección andan sueltos y felices por todo Estados Unidos amagando por igual a judíos, musulmanes y latinos  en su “lucha” por devolver el país a la minoría blanca anglosajona la cual, curiosamente nunca ha dejado de estar en control.

En fin, a diferencia de la segunda guerra mundial esta vez las minorías parecen estar un poco más despiertas y conscientes de que el mal de unas es el mal de todas y así, uniendo fuerzas quizás puedan confrontar y detener la ola de ataques alimentados por la Doctrinas de enfrentamiento ras tal y cultural alimentada por Trump.
Así que mientras esta doctrina es reprobable, sus resultados merecen un aplauso no para Trump pero si para sus v intimas.

Felicidades a todos los que, usando el cerebro no se dejan engañar y han aprendido a responder no solo con plegarias sino con acciones concretas a los ataques de Trump y sus pandillas de racistas acomplejados.