Mario Di Costanzo, consultor financiero habló con Darío Celis para Tiempo de Negocios en El Heraldo Media Group sobre el anuncio que realizó el presidente Andrés Manuel López Obrador, el cual informó que transformará la empresa Telecomunicaciones de México (Telecomm) en Financiera para el Bienestar.

Calificó la medida como un disparate electorera, ya que Telecomm recibe las remesas de manera directa desde hace varios años y además se disponían los programas sociales desde hace años.Explicó que el mandatario de México busca que esta empresa cambie de nombre y su régimen para convertirse en una nacional financiera, lo cual significa que se convierta en una institución diferente.

Aseguró que el presidente pudo haber cambiado el nombre de este organismo y sus funciones para que funcionara como una corresponsalía bancaria a fin de que las ventanillas de Telecomm se sigan realizando varios de los trámites que ya se hacían.

Explicó que la medida dejará al Banco de Bienestar a la mitad de su desarrollo y además las remesas, así como los programas sociales serán distribuidos como se hacía antes.

«Para que Telecomm funcione como él quiere, tiene que transformarse en una Sofipo o en una caja de ahorro para poder recibir depósitos», dijo.

Añadió que es necesario que se hagan más cambios para que además se puedan otorgar créditos a la palabra. Todo esto, dijo, ocasionará que haya más desorden en la forma en la que funcionan estas instituciones.

«Lo que me extraña de Rogelio Ramírez de la O es que permita que se digan estas cosas y se haya planteado combinar el Banco del bienestar con Telecomm para llevar a cabo este tipo de funciones», dijo.