Mario Molina (1943-2020), ineniero químico, egresado de la UNAM, recibió, junto con Paul J. Crutzen y Frank Sherwood Rowland, el Premio Nobel de Química de 1995 por su papel para la dilucidación de la amenaza que representan los gases de cloro, bromo, dióxido de carbono y otros a la capa de ozono de la Tierra, con lo que se convirtió en el tercer mexicano en recibir un premio Nobel.

La Unam dio a conoce el fallecimiento de Mario Molina mediante un tweet.

Inmediatamente, científicos, ciudadanos y políticos lamentaron la pérdida del ingeniero Molina.

Algunos tuiteros además de lamentar la pérdida y expresar sus condolencias apuntaron algunos datos interesantes: Mario Molina fallece el mismo día que desde Estocolmo, se anuncia el Premio Nobel de Química 2020 y por otra parte, específicamente en México, el mismo día en que diputados de Morena sepultaron el fideicomiso para combatir el cambio climático.