Estudiantes universitarios de diferentes instituciones del país fueron reconocidos con el premio de la cuarta edición del Concurso Vive conciencia 2017, por presentar proyectos que ayuden a concientizar a su comunidad sobre los problemas que les rodean.

La entrega se realizó en el marco del 15 aniversario del Foro Consultivo Científico y Tecnológico (Fccyt), el cual se creó como una instancia autónoma de coordinación, asesoría y consulta en la materia para los Poderes Ejecutivo y Legislativo.

El objetivo del concurso es fortalecer la cultura ciudadana en materia de ciencia y tecnología, que convoca a los futuros profesionistas a impulsar los cambios que necesita el país para transitar hacia una sociedad basada en el conocimiento y mejorar así la calidad de vida de los mexicanos.

“El concurso consiste en invitar a los estudiantes de licenciatura a presentar soluciones sobre los diez retos más importantes que enfrenta nuestro país, estos retos cubren la problemática que todos conocemos a nivel mundial. Año con año, hemos recibido más de mil propuestas, lo cual ha generado un acervo de propuestas muy importantes”, señaló el doctor José Franco, coordinador del Fccyt.

En la convocatoria 2017 de Vive conciencia, participaron más de mil 600 universitarios de instituciones públicas y privadas del país, con alrededor de 600 propuestas, las cuales servirán para fortalecer la cultura ciudadana en materia de ciencia y tecnología.

“La participación de estudiantes de las diferentes entidades federativas son quienes mejor puntaje han logrado y quienes han ganado los premios. Es importante destacar que las universidades multiculturales, el Tecnológico de México, las universidades politécnicas y técnicas han sido a lo largo de estos años quienes han obtenido los mejores lugares, lo cual muestra que además de las grandes universidades, las otras instituciones de todo el país están haciendo una gran labor para resolver problemas en las diferentes regiones del país”, resaltó.

Dijo que los estudiantes son capaces de proponer proyectos de buena calidad y gran envergadura y se espera que en el futuro sean el semillero de propuestas que puedan resolver los problemas del país.

Proyectos ganadores

El concurso marca que los participantes realicen propuestas que contribuyan a solucionar los 10 retos de la Agenda Ciudadana de Ciencia, Tecnología e Innovación (CTI) a través del uso de la ciencia y la tecnología: agua, cambio climático, educación, energía, investigación espacial, medio ambiente, migración, salud mental y adicciones, seguridad alimentaria y salud pública.

De sur a norte, pasando por el centro del país, fueron las propuestas que presentaron diversos estudiantes de licenciatura de las distintas universidades.

El ganador del concurso con el reto Agua fue el proyecto “Agua potable para las comunidades rurales de México”, de Jonathan Ernesto Gual UC, de la Universidad Autónoma de Yucatán (UADY), quien expresó que recibir este reconocimiento es importante como futuro profesionista, porque se involucra en la sociedad y contribuye a una problemática para presentar una solución.

“El proyecto nace desde un punto de vista social, se centraron en habitantes de lugares rurales que por falta al acceso de agua potable y a los recursos económicos se veían en la necesidad de agua salobre, sin ningún tipo de tratamiento lo que propicia a enfermedades de salud”, destacó el estudiante.

Dijo que el proyecto consiste en darle tratamiento al agua mediante destilación solar, utilizando las energías renovables. “Con esto se contribuye al avance y a la investigación para que las comunidades rurales cuenten con agua potable, porque si hay calidad de agua hay calidad de vida”.

En el reto Educación, los estudiantes de la carrera de Ciencias de la Comunicación y Cine de la Universidad Autónoma de Baja California (Tijuana), Olivia Madai Mondaca López, Jonathan Rosales Ocampo y David Alejandro Flores Martínez, recibieron el premio por su tema “Cartografía Collaborative From Tijuana”, cuyo proyecto consiste en fotografía historia e innovación tecnológica.

“Estamos desarrollando una campaña de digitalización de fotografías y una cartografía digital donde las imágenes van aparecer geográficamente localizadas. Imágenes que datan desde 1889, 1900, 1910, y así por décadas hasta llegar a la actualidad. Este mapa será de toda Baja California, además de que tendrá recorridos virtuales, que nos hemos dado a la tarea de grabar en 360 grados”, señaló la estudiante Olivia Madai Mondaca López.

Adriana Gissell Barona Benavides, del Instituto Tecnológico Superior de Martínez de la Torre (Veracruz), ganó el reto Energía con el proyecto “Obtención de bioetanol de segunda generación a partir de cáscara de piña”.

En el reto Investigación espacial el ganador fue Luis Enrique Montoya Cavero, Emiliano Castillo Specia y Paúl Andrés Pinos Naranjo, del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (Querétaro) con el proyecto “Desarrollo de un robot móvil aeroespacial tipo Mars Rover.

De la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco, el estudiante Eddier Gerardo Ovando Garciliano ganó el reto Medio ambiente con el proyecto “Blocks de basura para limpiar la comunidad”.

El ganador del reto Migración fue para Jesús Eduardo Castro Rodríguez, de la Universidad Autónoma de Baja California (Tijuana) quien participó con el proyecto “Las necesidades de la diversidad migratoria: integración urbana de los grupos indígenas”.

“Mi proyecto es un modelo de intervención para grupos indígenas migrantes asentados en las ciudades. El proyecto nace de ver la necesidad de este grupo, que históricamente ha sido vulnerado y es vulnerable, es la forma de ayudarlos porque muchas de sus necesidades se catalogan por decir lo económico. Nace de realizar la búsqueda de recolectar las necesidades de los grupos dándole voz a ellos”, señaló el ganador.

El proyecto “PSIC-I”, del alumno Guillermo Ignacio Guangorena Zarzosa, de la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez, Chihuahua, fue el ganador del reto Salud mental y adicciones.

Iván Reyes Cruz, del Instituto Tecnológico Superior de Huachinango (Puebla) fue el ganador del reto Seguridad alimentaria, con el proyecto “Sistema acuícola inteligente de bajo costo para cultivo de trucha arco iris”.

Y el reto Salud Pública fue para el proyecto “Intelligent Talking Hand” del estudiante de la Universidad Autónoma de Querétaro (San Juan del Río), Brayan Howard Tarre Álvarez.

CONACYT/MERCEDES LOPEZ