Hace algunos días, fui distinguido con el honor de haber sido comisionado para la composición de una solemne obertura para orquesta sinfónica completa, con el objeto de conmemorar los 201 años de la firma de los Tratados de Córdoba. 

A petición e insistencia del historiador Héctor Ortega, finalmente asumí la tarea a mí ofrecida por medio de la generosidad del ayuntamiento de Córdoba, y fue tan sólo hace un par de horas que logré terminar la obra, dedicada con toda gratitud tanto al alcalde Cordobés, el Doctor Juan Martínez Flores, como a la más que brillante Orquesta Sinfónica Juvenil de Río Blanco. 

La pieza, además, será estrenada bajo mi propia batuta como director huésped de dicho ensamble, nada menos que en el día y en el lugar exacto en el que se llevara a cabo la firma de tan históricos documentos, hace ya poco más de dos siglos (24 de agosto en punto de las seis de la tarde).

La obra musical, como bien lo señala Ortega, es una pieza «de piratas y corsarios», pues su textura temática y orquestal hace claras referencias directas al universo sonoro de los célebres y antiguos trasatlánticos de madera de la segunda mitad del milenio pasado: aquellas antediluvianas y milagrosas maravillas de la tecnología naval, sin las que la firma de dichos acuerdos (es decir, sin las que la unión definitiva en armoniosa hermandad entre aquellos dos mundos imposiblemente distantes) hubiera resultado simplemente imposible.

La obertura, entonces, al igual que los tratados en sí, simbolizan la integración exitosa entre dos elementos, a simple vista, irreconciliables entre sí. La obra es, por tanto, la representación de una unión tan improbable a simple vista como la que logra efectuarse entre el día y la noche: esa fusión de extremos opuestos, pero que, aun así, logra producir como resultado nada menos que la jornada integral de 24 horas. Aquí tenemos, entonces, a un potencial Virrey proveniente del otro lado del océano (de padre español y madre irlandesa, por cierto), logrando aproximarse al mayor genio militar de la historia de México, el potencial primer emperador de aquella nación emergente y ya prácticamente independiente (y a ambos personajes firme y enteramente dispuestos a abrir un nuevo capítulo de paz, prosperidad y auténtico amor fraternal entre ambos pueblos y tan lejanos territorios). Los tratados de Córdoba, por tanto, más que marcar el inicio de la independencia mexicana, representan el glorioso final de la álgida guerra en contra de nuestros hermanos españoles: la unión perpetua entre dos mundos altamente diversos; justo al igual que como, en el propio interior de Iturbide, logró también subsistir, hasta el momento mismo de su injusto asesinato, la más que adecuada integración de su profundo amor por América pero también por Europa; por México y también por España; por el cristianismo conservador romano y por el novel y ultra liberal pensamiento masónico contemporáneo. Así que la obra musical en cuestión, la Obertura Conmemorativa de la firma de los Tratados de Córdoba (compuesta por un servidor, Carlos Guridi), tiene la compleja tarea de lograr plasmar en el lienzo de su propia partitura y del tiempo mismo, aquella gloriosa conciliación sonora entre los dos universos que conforman a todo ciudadano mexicano, elementos tan distintos y distantes entre sí, como, a su vez, tan familiares y tan íntimamente relacionados el uno con el otro. 

1 Comentario

Agregar comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, Tijuanotas se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de Tijuanotas, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.


Artículo anteriorPiden el regreso de Instituto Nacional de Evaluación Educativa
Siguiente artículoThe Energy Controversy in USMCA: Who Wins and Loses?

Egresado del Conservatorio de Música de Baja California en la carrera de composición y del Centro de Estudios Cinematográficos Cinefilias, donde obtuvo el doble diploma como realizador cinematográfico y guionista.

Realizó estudios de perfeccionamiento en Estados Unidos, Alemania e Italia, estudiando en algunos de los centros más importantes del mundo, como los estudios cinematográficos de Cinecittà en Roma, Italia y composición de música para cine con el maestro ganador del premio Oscar, Luis Bacalov en la reconocida Accademia Musicale Chigiana en Siena, donde además fue merecedor de la beca de excelencia académica.

Su primer trabajo profesional como productor ejecutivo lo realizó a los 16 años, con el mediometraje Marea Baja, dentro del cual también fungió como asistente de dirección, actor protagónico, guionista y compositor.

Ha obtenido diversos premios y reconocimientos nacionales e internacionales como cineasta, compositor, arreglista y director de orquesta, entre ellos el primer lugar dentro del concurso nacional de guión de cortometraje del Festival Internacional de Cine Judío de La Ciudad de México con Un día inolvidable, así como uno de los reconocimientos y apoyos que otorga a nivel nacional el Instituto Mexicano de Cinematografía (IMCINE) con su guion de largometraje Funeral para una marioneta.

En televisión, destaca su labor como director y escritor en jefe de la exitosa comedia María de Todos los Ángeles (ganadora del premio TVyNovelas a mejor serie 2014 y transmitida en el horario estelar del Canal de las Estrellas de Televisa, así como en muchos otros países de Latinoamérica y el mundo). Actualmente, funge como asesor financiero de diversas casas productoras de cine y televisión de México y los Estados Unidos.