El presidente de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (CANACINTRA) en Tijuana, Lic. Marcello Hinojosa Jiménez, señaló que el Centro Nacional de Control de Energía (CENACE) está retrasando hasta por seis meses las autorizaciones a las empresas para conectarse a subestaciones eléctricas compartidas.

Lo anterior provoca que cientos de millones de dólares no se inviertan en la ciudad, lo que detiene el desarrollo económico y afecta la generación de empleos, uno de los principales motores de la sociedad.

Para el líder empresarial, se trata de una situación muy preocupante que empezó a darse desde inicio de año con el cambio derivado de la reforma energética y particularmente la entidad que otorga los permisos para esas instalaciones eléctricas de arriba de mil kilowatts.

Explicó que mientras anteriormente la Comisión Federal de Electricidad (CFE) era quien llevaba a cabo ese trámite, al pasar a manos del CENACE hay empresas que han visto retrasados sus permisos por hasta un semestre, e incluso hay entidades que aun no reciben respuesta y no pueden operar por no contar con conexión eléctrica. “Anteriormente Cfe te conectaba a este tipo de empresas en cuatro semanas, ahora tenemos empresas que llevan 5 meses y siguen sin poder operar por falta de electricidad y además no se ve para cuando.”

Hinojosa Jiménez hizo un llamado a dicha entidad para agilizar sus trámites en nombre de las empresas afiliadas a la CANACINTRA, y manifestó que espera una buena comunicación con la autoridad, como ocurrió en enero pasado cuando lograron reducir en un alto porcentaje las tarifas eléctricas.

Una de las principales compañías que se han visto afectadas es Grupo Tacna, cuyo director de Operaciones, Oswaldo Díaz, explicó que hay por lo menos tres empresas interesadas en integrarse al Parque Industrial Tomas Alba Edison, que invertirían más de 70 millones de dólares, pero no han podido debido a los retrasos del CENACE.

De acuerdo al titular de CANACINTRA, son por lo menos tres de los principales parques industriales como ejemplo Tomas Alba Edison, Finsa y El Florido los que utilizan subestaciones eléctricas compartidas, por lo que presentan ese problema, que, puntualizó, afecta a decenas de empresas.

“No están operando las empresas porque no hay conexión, el sector se encuentra desesperado porque no hay derrama económica ni desarrollo, todos están perdiendo aquí, por este cambio en la normatividad que empezó en enero”, dijo.

Finalmente, Hinojosa Jiménez comentó como ejemplo de la tramitología que el CENACE solicita a las empresas que pretenden conectarse a dichas subestaciones para operar es el Diagrama Unifilar no solo de la empresa interesada en conectarse sino también tiene que presentar un l diagrama de todas las demás empresas que están dentro del parque industrial, lo que desde su punto de vista es absurdo porque es información confidencial de cada empresa.