Millones de autos se pudren en basureros en países desarrollados, y debido a leyes de aduana y pólizas de seguros de autos no es redituable repararlos o enviarlos a otros países.