El Centro Cultural Tijuana, organismo de la Secretaría de Cultura, en seguimiento al mandato del presidente Lic. Andrés Manuel López Obrador de “hacer cada vez más pública la vida pública de México”, ha redoblado esfuerzos y acciones para que los ciudadanos puedan acceder de forma oportuna a la información de la institución.
En ese sentido, en el periodo que comprende del 11 de enero al 8 de mayo de este año, el CECUT ha dado seguimiento en tiempo y forma a las solicitudes de información que se han recibido a través de la Plataforma Nacional de Transparencia (PNT) y, actualmente, trabaja en la implementación de estrategias que permitan proporcionar con mayor celeridad las respuestas a tales solicitudes.
Cabe destacar que han sido pocos los ciudadanos que han solicitado información, aunque las peticiones han sido muchas y extensas en términos de los datos y documentos solicitados; por lo que ha sido indispensable destinar personal de diversas áreas, tiempo completo, durante semanas, a la localización y revisión exhaustiva de expedientes, bases de datos y cajas de archivo.
A la fecha, de seis diferentes ciudadanos se han recibido 16 solicitudes, diez de ellas suscritas a nombre de la esposa de uno de los subdirectores de la administración pasada del CECUT, misma que a la fecha ha formulado 101 preguntas simples y múltiples con requerimientos de datos de 2002 a 2019 y de alrededor de 350 documentos.
Adicionalmente hemos recibido una solicitud de datos de 2011 a 2018, consistente en una pregunta múltiple que requirió proporcionarle nueve documentos. Dos solicitudes de datos de 2018, consistente en una pregunta múltiple que requirió brindarle un documento. Una solicitud de datos de 2016 a 2019, consistente en siete preguntas simples y múltiples, con requerimiento de tres documentos. Una solicitud de datos de 2007 a 2012, consistente en dos preguntas simples, con requerimiento de un documento. Una solicitud de datos de 2018 a 2019, consistente en cinco preguntas múltiples, con requerimiento de dos documentos.
Las solicitudes han sido de diversa naturaleza, con peticiones desde montos de liquidaciones, contratos celebrados, lista de proveedores, sanciones aplicadas a funcionarios, gastos de representación y viáticos, consumos de alimentos de directivos, actas de sesión y versión estenográfica de las sesiones del Consejo de Administración, contratos de colaboradores, constancias de estudios de los directivos de la administración  anterior, hasta perfiles de puestos, cumplimiento de indicadores, presupuestos y programas de trabajo.
Para el Centro Cultural Tijuana todas estas solicitudes han representado una oportunidad para conocer a fondo el estado que guardaba la institución al momento de su entrega a la actual administración, desde los rezagos en términos del cumplimiento a la normatividad aplicable en materia de archivos y obligaciones de transparencia, negligencias en la atención a observaciones en los sistemas, hasta inobservancia de procedimientos internos, falta de documentos e inconsistencias en las entregas de los funcionarios salientes. Asimismo, ello representa la posibilidad de brindar mejor atención y de forma cada vez más eficiente a los ciudadanos, toda vez que el Centro ha trazado un programa interno para revertir las debilidades de la institución, en el proyecto de sus nuevas fortalezas.
¡Estamos para atenderte, el CECUT trabaja para ti!