Tras largas horas de reuniones con funcionarios estadounidenses, el subsecretario para América del norte de la cancillería mexicana, Jesús Seade, dijo el viernes que se estaba «avanzando bien» para lograr la ratificación del acuerdo comercial entre México, Estados Unidos y Canadá (TMEC).

Sin embargo, el funcionario agregó que, a pesar de que estaban trabajando duro en todos los frentes, «no es fácil».

«Estamos haciendo un buen progreso, estoy seguro de que esto se resolverá, pero estamos trabajando en ello para obtener el mejor acuerdo», dijo Seade a periodistas tras abandonar la Oficina del Representante de Comercio de Estados Unidos (USTR, por sus siglas en inglés).

«Estamos trabajando duro en todos los temas, no es fácil. Pero estamos trabajando bien», agregó.

Tras ser consultado respecto a un posible retraso en las conversaciones debido a desacuerdos respecto al acero, el negociador mexicano dijo a periodistas en Washington que «es importante, pero todo puede ser resuelto».

El congreso mexicano avaló el TMEC este año, pero la ratificación de Estados Unidos ha sido retrasada por legisladores demócratas, que han expresado su preocupación por la aplicación de disposiciones laborales y ambientales.

El representante comercial de Estados Unidos, Robert Lighthizer, hizo una demanda de última hora para una definición más estricta de lo que constituiría el acero de Norteamérica, según las normas de origen automotriz, y ha pedido que el acero se «derrita y vierta» en América del Norte, según fuentes de la industria familiarizadas con la demanda.

Las reglas de origen automotriz del TMEC exigen que el 70% del valor del acero y el aluminio utilizados en los automóviles fabricados en Norteamérica provenga de la región. Pero la nueva versión de las reglas permitiría que las placas importadas, por ejemplo de Brasil o China, cumplan con el estándar después de ser laminadas y procesadas en América del Norte.

La propuesta sería beneficiosa para los productores estadounidenses y canadienses que operan fábricas integradas que fabrican acero a partir de mineral de hierro.

Sin embargo, la inclusión de esta demanda podría retrasar las negociaciones, dijo una persona familiarizada con las conversaciones, y agregó: «Esto es algo que podría resultar polémico para México y Canadá».

Reuters no pudo contactar de inmediato a un portavoz de la oficina del Representante de Comercio de Estados Unidos en busca de comentarios.