Tras destacar que la escuela ideal es la que responde a la necesidades del contexto, la directora de la Escuela Normal Fronteriza Tijuana, Gabriela del Carmen Núñez de León enfatizó que luego de la pandemia del Covid-19 la educación no va a ser la misma y se debe de centrar en el estudiante para no hacerlo regresar a modelos “que ya de por sí estaban desfasados”.

Durante su participación en el foro online “La Educación en la Post Pandemia” que organizó recientemente la Comisión de Educación de la COPARMEX Tijuana, la directora de la ENFT dijo que hay mucho por hacer, “pero debemos ponernos en el lugar del estudiante, y que esto que ha logrado ganar y que le ha hecho sentirse cómodo para aprender, no se pierda y no los hagamos regresar a modelos que ya de por sí estaban desfasados”.

La escuela ideal es la que responde a las necesidades del contexto, planteó, y dijo que como institución formadora de profesionales educación, en la Normal Fronteriza Tijuana se tiene claro que se está formando a ese docente que deberá responder a las necesidades del contexto y deberá tener la capacidad no solamente para prepararse y afrontar los retos, sino para poder evolucionar y transformarse.

Este perfil del docente del siglo XXI está presente en nuestro planes de estudios, agregó; todos los planes que actualmente tenemos en las escuelas formadoras de docentes son recientes, pues en el 2018 fueron rediseñados y están encaminados a este docente del siglo XXI que tendrá la capacidad para atender aspectos de manera integral, para evolucionar junto con el contexto, para aprender a aprender, generar el pensamiento crítico reflexivo, tanto en él como en sus estudiantes.

La maestra Núñez de León también señaló que lo importante no es que esté contenido en un perfil de egreso, en un plan de estudio, sino que todos los esfuerzos que las instituciones realicen vayan encaminados a ese objetivo. Destacó que la ENFT tiene eso en claro y aun cuando los planes han estado muchas veces desfasados, la planta docente ha buscado siempre que ese docente esté preparado, capacitado para dar respuesta a las condiciones del entorno

Destacó que se necesita formar docentes con un claro sentido humanista, con un claro sentido de atención a la inclusión, además de preparados en las tecnologías,  en su aplicación y en las metodologías de la enseñanza; el sentido profesional y ético, de responsabilidad social, es muy importante “y en ese sentido trabajamos nosotros, no de ahora,  sino desde hace tiempo”.

A un año de la pandemia y de las medidas restrictivas dictadas por las autoridades de Salud y de Educación, la directora de la Escuela Normal Fronteriza dijo que aun cuando en la institución se previó con unas semanas de antelación, la situación fue más grave de lo que se esperaba.

Informó que en el caso de la Normal Fronteriza Tijuana, además de las consecuentes medidas que se debieron de adoptar, se tuvieron que resolver situaciones desde el ámbito académico, como la dificultad de conexión a las tecnologías de algunos estudiantes que debían usar sus datos para estudiar, y se estableció colaboración con las autoridades educativas para elaborar textos para estudiantes del sur profundo de la entidad, a donde no llega el internet y fue imposible el acceso a la enseñanza en línea.

Dijo que asimismo, durante la pandemia, se hizo trabajo colaborativo con instituciones educativas de otras entidades, como la Normal de Zacatecas, la de Oaxaca y la Universidad de San Diego, y el eje central de esta colaboración fue la práctica docente, la formación de un profesor.

A partir de esto, indicó, nos pudimos sentir identificados, pudimos darnos cuenta que aunque tenemos contextos distintos y problemáticas diferentes, compartimos el mismo deseo de servir y de formar, y de generar una mejor sociedad para juntos superar problemas comunes como la pandemia.