Crean una ‘amistad científica’ en la frontera de Tijuana-San Diego

0
92

Hasta hace un par de meses Sofía Ramírez, de 17 años de edad, no tenía idea de lo que es un diagrama de circuito, un electroencefalograma, un neurotransmisor, la resistencia dieléctrica, un cátodo o el nervio vago.

Esos términos relacionados con la electrónica y el estudio del cerebro le eran extraños a esta joven que estudia el bachillerato en Tijuana, México.

Sin embargo, en tan sólo siete semanas, Sofía pudo crear un dispositivo para registrar de manera continua la actividad cardiaca de personas con epilepsia y así identificar patrones que determinen en qué momento pueden sufrir una convulsión.

El prototipo de ese dispositivo para pacientes epilépticos que Sofía hizo junto con Verónica Hernández, otra joven que estudia también la preparatoria en México, fue posible gracias a un programa académico que patrocina la Universidad de California en San Diego (UCSD).

Se trata del programa ENLACE que hace cuatro años creó la profesora Olivia Graeve en el Departamento de Ingeniería Mecánica y Aeroespacial de UCSD para fomentar la participación en la investigación científica y la ingeniería de estudiantes de Tijuana y San Diego que están en su último año de bachillerato.

“Y también para establecer relaciones binacionales de amistad, porque las amistades que se hacen a temprana edad son las más honestas y que tendrán de por vida porque se caen bien, no por consideraciones más complicadas de adultos, y aquí tenemos a los futuros líderes de esta región fronteriza”, dijo la profesora Graeve a Univision Noticias.

Este programa académico de verano dura siete semanas, tiempo en el que estudiantes de ambos lados de la frontera participan en proyectos de investigación científica bajo la tutoría de quienes realizan su doctorado de UCSD.

En 2013, el primer año de ENLACE, sólo 5 estudiantes participaron, al siguiente año subió a 19, el año pasado fueron 26 y en el programa que concluyó el pasado 5 de agosto la cifra de graduados se elevó a 70.

Entre algunos de los proyectos que esos estudiantes desarrollaron, quienes tampoco tenían muchos conocimientos científicos, se encuentran dispositivos biomédicos para el corazón, microchips para detectar la diabetes, el desarrollo de celdas solares, tecnologías para fusión nuclear, materiales elastoméricos para robótica, baterías de litio avanzadas y transistores de grafeno, un material 100 veces más fuerte que el acero.

Prototipo para pacientes epilépticos creado en el programa ENLACE de UCSD.
Prototipo para pacientes epilépticos creado en el programa ENLACE de UCSD. Cortesía Sofía Ramírez
Sofía Ramírez se cuenta entre los 70 estudiantes que este año se graduaron al participar con el “Sistema Prototipo para Monitoreo Cardiaco Continuo en Epilepsia”, como le llamó a su proyecto.

“Me fascinó, me cambió la perspectiva”, comentó la joven tijuanense que antes de ingresar al programa ENLACE consideraba estudiar economía o administración de empresas.

“Aprendí mucho de las ciencias, de cómo es la vida en la investigación científica, en el laboratorio, conocí mucha gente en un ambiente intectual, amigos, gente humilde que comparte sus conocimientos”, agregó.

Los estudiantes para el programa ENLACE son seleccionados con base a la postulación que tienen que hacer ellos mismos y por recomendación de sus maestros.