Tanto los cambios fiscales como el Tratado Comercial México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), obligarán a las empresas a modificar sus mecanismos de cumplimiento, ya que las consecuencias son severas.

Así lo enfatizó el Dr. Octavio de la Torre de Stéffano, presidente de TLC Asociados, luego del Congreso Kick Off 2020, en el que se capacitaron más de 300 empresas de Tijuana, Monterrey, Coahuila, Ciudad de México, Puebla y Ciudad Juárez.

“La intención es transformar lo complicado de las leyes y cambios, en algo útil para los negocios, que las empresas se mantengan en un marco de seguridad jurídica y de competitividad, el cual será posible, siempre y cuando conozcan todas las obligaciones y actividades que deben emprender”, expresó.

Indicó que este congreso lo organiza TLC Asociados, de manera tradicional, cada inicio de año, a fin de abordar los más recientes cambios en temas de Comercio Exterior y Aduanas, Seguridad Industrial, así como en materia fiscal y de mecanismos de cumplimiento.

En este sentido, el abogado fiscalista consideró importante que las empresas modifiquen su manera de hacer negocios, debido a que las consecuencias de la reforma fiscal de este gobierno son temibles.

“Esto les va a demandar mayor inversión en temas de administración, pero, sobre todo, en temas de seguridad jurídica, para que, no por un error que puede ser involuntario, se les genere una situación que pueda poner en riesgo su patrimonio y su libertad”, expresó.

Ejemplificó que dentro de la planta de trabajo se debe tener debidamente identificado cada activo, de manera que se pueda acreditar que éstos fueron correctamente importados, pues de existir una equivocación en el número de serie o algún otro dato del bien importado, se corren riesgos serios ante la autoridad.

“Las consecuencias de eso son más severas porque ya pudieran, incluso, poner en riesgo tu libertad, a través de la reforma en la cual se establece la prisión preventiva de oficio, tratándose de contrabando o defraudación que, si bien es cierto que deben existir componentes como la declaración de perjuicio por parte del fisco federal, para qué ponerse en la palestra de las posibles contingencias”, señaló De la Torre.

Agregó que otros cambios que debe tomar en cuenta el empresariado tienen que ver con el T-MEC, donde las empresas deben modificar la forma en que están llevando a cabo sus esquemas de cumplimiento en México.

El efecto del Tratado, dijo el presidente de TLC Asociados, se verá tres meses después de que los tres países notifiquen la ratificación del mismo, en el que existen dos aspectos cruciales como son la anticorrupción, donde se deberán de implementar esquemas y sistemas de gestión de compliance.

Asimismo, sistemas de gestión de riesgo, políticas antisoborno, que en Estados Unidos tienen más de 100 años, mientras que en el tema laboral habrá ciertas condiciones en cuanto a la libertad sindical y la explotación infantil que las empresas deberán evaluar y revisar.

Refirió que los procedimientos para declarar el origen son mucho más sencillos con el T-MEC, dado que ahora lo hará el importador y no el exportador, no obstante, eso significa que el procedimiento se debe tener mucho mejor documentado, pues “de otra manera te puede llevar a un crédito fiscal, una multa o cualquier otra sanción severa para las empresas”.

Con las reformas fiscales que entraron en vigor este año, así como con los cambios que el marco jurídico mexicano tendrá para la implementación del T-MEC, TLC Asociados desarrolló la metodología R3: Realidad, Riesgo y Rendimiento, con el fin de evitar que las empresas caigan en posibles supuestos por la falta de cumplimiento, o bien, que sus exportaciones o importaciones se vean afectadas.

Si desea que el equipo este equipo de especialistas los contacte, puede contactarlos al 664-634-01-89 y 664-682-39-01.