Con la finalidad de promover y de innovar con la producción de licores artesanales en la región, la destilería independiente Agua Caliente, creó la gamma de bebidas “Enmienda 18”, un tipo de ginebra y vodka especializado, ideal para la degustación de paladares conocedores.

El encargado de la fabricación y comercialización de los productos, Pedro Hoyos explicó que el nombre de “Enmienda 18” tiene su origen en la llamada “Ley Seca” implementada en Estados Unidos en la década de los 20s y principios de los 30s.

Recordó que esa fue una época de misterio y diversión, en que la prohibición por la venta de bebidas alcohólicas en ese país daría pie a un comercio clandestino y temerario.

“Para Tijuana, dada su situación de frontera, fue una gran oportunidad para mejorar su economía dando paso a espacios recreativos y de consumo legal como el famoso Casino de Agua Caliente, el cual atrajo a esta ciudad al acaudalado Norteamericano, especialmente el Hollywoodense, en busca de gozar los pasatiempos en ese momento prohibidos en su país”, expresó.

Mencionó que esta idea comenzó con su socio el Ing. Alberto Paz, como parte de un sueño de amigos, ya que durante viajes alrededor del mundo descubrieron su pasión y gusto por la alquimia de las bebidas destiladas artesanales.

Asimismo, abundó que en la combinación de sus bebidas involucran arte, técnicas, procesos, innovación y mucha pasión en todo lo que fabrican, así como el orgullo de pertenecer a Tijuana; siendo este el motivo que los llevó a emprender dicho proyecto en el que disfrutan plenamente en cada etapa del proceso al crear un producto artesanal con una “Calidad Inigualable”.

“La inquietud que nos caracteriza, nos llevó a buscar nuestra propia receta para la elaboración de Ginebra y Vodka, con un perfil único y artesanal que pudiera convertirse en orgullo local. Después de varios “experimentos” y experiencias con las distintas especias,

frutas y todos los elementos para la elaboración de estas bebidas durante más de dos años y en 2017 surge Enmienda 18”, precisó.

Pedro Hoyos precisó que los diferentes tipos de bebidas que realizan, empezando por el vodka, se destilan siete veces a través de un proceso que tiene siete placas, pasando por el proceso de evaporación y condensación, después se vuelve a destilar pero con especias y frutas.

Detalló que para la creación de los distintos sabores ginebra, se utiliza la mandarina, jamaica y otra parte la reposan con roble francés tostado, mejor conocido como el “ginebra añejado”.

Respecto a la venta y comercialización de los productos, recordó que empezaron en diciembre del año pasado participando en el evento conocido como “Nero”, que se realiza en diferentes restaurantes, siendo Kokopelli el primer establecimiento en hacerles un pedido.

Agregó que uno de sus planes está en comercializar sus productos en San Diego, pero su principal objetivo es posicionarse en Baja California, ya que es de donde provienen y anhelan convertirse en un ícono de la región, pues ya es posible encontrar sus productos en Tijuana Ensenada y Tecate.