Para el sector médico, la regularización del programa Fast Lane de cruce rápido en la garita de San Ysidro era una necesidad para poder ofrecer un verdadero beneficio a los pacientes que visitan la ciudad.

Así lo señaló el Dr. Abraham Sánchez Frehem, presidente del Colegio Médico de Tijuana, al referir que el espíritu original de este programa era el otorgar un incentivo al turismo de salud.

“Este programa se inició hace algunos años en el Consejo de Desarrollo Económico (CDT), el cual fue tomado por el Ayuntamiento, unas dos administraciones anteriores, pero en el pasado trienio se dio un mal uso a diestra y siniestra, porque era una venta indiscriminada de pases médicos”, criticó.

Comentó que había médicos que compraban hasta 3 mil pases, lo cual dejaba saber que estaban haciendo negocio con ellos, pues incluso se reflejó en la gran cantidad de autos que hacían fila en el carril exclusivo Fast Lane, que llegaba a estar más saturado que los carriles normales de la garita San Ysidro.

Este caos obligó a las autoridades a clausurar el carril, dijo, por lo que la administración municipal actual realizó una auditoría para depurar el padrón y reglamentar el programa.

“Como hay colaboración con los colegios médicos y la Sedeti (Secretaría de Desarrollo Económico de Tijuana), se acordó que la obtención de los pases se coordine a través de los colegios, para entregarlos a quienes son médicos de verdad, no para médicos que ni viven en Tijuana o que son charlatanes”, destacó.

Además, se restringirá el otorgamiento de los pases exclusivamente para los pacientes, y no para farmacias, restaurantes, hoteles, como sucedía antes, y solo se permitirá una limitada cantidad para inversionistas.

El presidente del Colegio Médico de Tijuana indicó que el costo del pase médico es de 10 dólares, mismo que debe ser absorbido por el médico que lo adquiere, por lo que no debe ser vendido al paciente.

“La intención es que los pacientes se vean beneficiados y que la línea no se sature, hemos estado trabajando con la Sedeti desde el inicio de la administración, porque nos interesa el beneficio de los pacientes”, aseguró.

De ahí que a la fecha, de acuerdo con información de la dependencia municipal, de lunes a viernes se han registrado tiempos de espera promedio de 25 a 30 minutos, para cruzar a San Diego, mientras que los sábados puede variar de 25 minutos a una hora y 20 minutos, en tanto que los domingos el cruce por este carril exclusivo es prácticamente inmediato.

Por último, el Dr. Sánchez Frehem mencionó que el colegio continúa con sus reuniones semanales académicas, además que pretende iniciar una serie de jornadas médicas de actualización para los médicos.