Los mercados emergentes y economías en desarrollo impulsaron a la economía mundial en momentos de debilidad, pero ahora enfrentan un camino complicado y un tercio de esos países se desacelerarán este año, uno de ellos es México, a quien el Banco Mundial pronostica un crecimiento de 1.2% para 2020 y nulo en 2019.

Advirtiendo de un riesgo de que el crecimiento del país se deteriore aún más, la entidad (BM) degradó a la economía mexicana de 0.6% a 0% en 2019, y para este año que comienza, su previsión pasó de 1.5% a 1.2 por ciento.

En su informe de enero, de Perspectivas Económicas Mundiales, dada a conocer este miércoles, el Banco Mundial indica que la actualización de su pronóstico se dará a medida que repunten las inversiones en nuestro país.

Pese a ello, el panorama es más próspero que el ano que finaliza, sin entrar en concordancia con la expectativa del gobierno mexicano.

Sus protecciones para 2021 son más prolíficas y prevé un repunte de 1.8% de la economía y para el 2020 de 2.3 por ciento.

El Banco Mundial apuntó que México sacará partido de una disminución de incertidumbres políticas que ayudará a aumentar las inversiones, se indica.

Riesgos a la vista

El Banco Mundial avisa que acechan varios riesgos pero advirtió que el recorte de las proyecciones fue previo al inicio de las hostilidades entre Estados unidos e Irán, cuyas consecuencias aún no se pueden estimar.

La principal preocupación del informe es la potencial reanudación de las tensiones comerciales sino-estadounidenses.

Una “renovada alteración de los lazos económicos entre China y Estados Unidos podría dañar no solo a esas dos economías sino al resto del mundo”, dice el informe.

A eso se suma que el endeudamiento de los países está en niveles récord y los deja vulnerables a eventuales shocks o súbitos aumentos de los tipos de interés.