La situación económica mundial apunta hacia una eventual crisis económica de dimensiones que aún no podemos calcular. La guerra comercial entre las dos mayores economías, China y Estados Unidos, envolverá a las diferentes economías del mundo. México, no será la excepción.

Así lo señaló el economista José Luis Contreras, quien mencionó que el acuerdo llevado a cabo entre diversas empresas privadas y el gobierno para construcción de los gasoductos, resulta de suma importancia para generar inversión y garantiza el suministro de energía para las diferentes actividades económicas.

“Paralelo a ello, México deberá implementar medias que le permitan tomar ventajas de estas controversias, a fin de mantener el crecimiento de la economía, dado que nuestra relación comercial con ambas naciones en muy importante.”, declaró.

El economista explicó que existen propuestas arriesgadas pero contundentes que pueden ayudar al país a enfrentar la crisis económica. Dejando atrás su papel de receptor de inversión en plantas de ensamble para exportación y convertirnos en desarrolladores de industria de alta tecnología.

Pero para ello debemos mejorar la infraestructura y la logística, que nos dé mayor conectividad entre las distintas regiones económicas e integrar las diferentes zonas económicas del país de manera transversal. De lograrlo, podremos detonar la actividad industrial y darle mayor valor agregado a lo que en estas regiones económicas se produzca.

Alguno de los proyectos propuestos son: La construcción de grandes puertos marítimos y de las vías férreas. Ambos rubros financiados en asociación con los capitales chinos, mediante acuerdo de concesiones por tiempo determinado, esto permitiría un mayor aprovechamiento de los acuerdos comerciales y de la posición geográfica.

José Luis Contreras abundó que a pesar que dicho gobierno se le ha bloqueado el acceso al mercado norteamericano a través de la definición de aranceles, este mantiene el apetito por mantenerse en él, siendo México una puerta de acceso.

Aseguró que se le debe invitar a los inversionistas a unirse a la construcción de puertos en zonas estratégicas como Punta Colonet así como mejorar y modernizar los existentes como: son Manzanillo en Colima, Lázaro Cárdenas en Michoacán, Guaymas en Sonora y Topolobampo en Sinaloa.

Además, no olvidar la construcción de vías férreas. Las cuales ayudarán a reconvertir la estructura productiva y a conectar las diversas zonas del país, permitiendo la integración trasversal de la economía y la comunicación de diversas regiones del país.

Por último, José Luis Contreras subrayó la importancia de romper con el paradigma de la inversión, se debe dejar de pensar en México solo como una zona de inversión de plantas maquiladores para convertirse en productor de alta tecnología.