Tijuana es una de las ciudades con mayor número de casos confirmados de COVID-19 en México. Su proceso de urbanización, su dinámica social y económica, y su localización geográfica como puerto fronterizo la hacen particularmente vulnerable a enfermedades infecciosas. En este sentido, Roberto Sánchez Rodríguez, Eduardo Morales, Francisco Lares y Gloria Muñoz de El Colegio de la Frontera Norte (El Colef), realizaron una actualización del policy brief “Vulnerabilidad social ante el COVID-19 en Tijuana”, con el objetivo de precisar y presentar nuevos resultados así como estrategias de atención en las zonas vulnerables de la ciudad.

Los valores más altos de vulnerabilidad social se encuentran por lo general en las zonas periféricas al poniente, sur y oriente de la estructura urbana acorde al patrón de urbanización informal en Tijuana. 188,139 habitantes, o el 12.4% de la población total de la ciudad, se ubican en zonas con un valor alto de vulnerabilidad . En este sentido, los autores del documento señalan el caso de la Zona Norte de Tijuana, que a pesar de colindar con el centro histórico de la ciudad mantiene carencias urbanas lo cual la coloca como una zona de alto riesgo de contagio.

De acuerdo a este estudio, las colonias que deben ser prioridad debido a la vulnerabilidad al COVID-19 son: Alfonso Ballesteros, Ampliación Lomas Taurinas, Anexa Sánchez Taboada, Anexa Simón Bolívar, Cañada del Florido, Camino Verde, CBTIS, Centro Urbano 70-76, El Pípila, Hacienda las Fuentes, Ignacio Ramírez, Jardines del Rubí, La Esperanza, La Morita, Lázaro Cárdenas, Linda Vista, Lomas Virreyes, Los Valles, Mariano Matamoros (Norte), Mariano Matamoros (Sur), Nueva Tijuana, Reforma, Santa Fe (1a sección), Simón Bolívar, Terrazas del Valle, Villa del Campo, Villa del Campo (2a sección), Villa del Real II, Villa del Real III, Villa del Real IV, Villa del Real VI, Villa del Real VII, Villa Fontana (3a sección), Zona Centro, Zona Norte.

“Es importante recordar que atender a las comunidades vulnerables no es únicamente un compromiso moral de nuestra sociedad, es también indispensable para reducir la incidencia de contagios al COVID-19. La fácil transmisión del SARS-CoV2 nos obliga a ser inclusivos en las acciones para prevenir el contagio comunitario. Es la única forma de controlar la pandemia actual y prevenir nuevos brotes en el futuro próximo”, señala el documento.

Lea aquí la  versión actualizada del Policy brief “Vulnerabilidad social ante el COVID-19 en Tijuana”.