“Viajar es una brutalidad. Te obliga a confiar en extraños y a perder de vista todo lo que te resulta familiar y confortable de tus amigos y tu casa. Estás todo el tiempo en desequilibrio. Nada es tuyo excepto lo más esencial: el aire, las horas de descanso, los sueños, el mar, el cielo; todas aquellas cosas que tienden hacia lo eterno o hacia lo que imaginamos como tal”. – Cesare Pavese

El paisaje se asoma por la puerta, la habitación se llena del rumor de las olas y del viento, del canto de los pájaros, del aroma de la espuma del mar y del café recién hecho.

Todo es un conjunto que fluye en un recorrido pausado, en una experiencia completa, El paisaje se entreteje con la arquitectura, de tal manera que no podría existir sin ella…

Estoy en Cala de Mar, paradisiaco hotel ubicado en las costas del Océano Pacífico mexicano, en Ixtapa Zihuatanejo y construido sobre un acantilado con magníficas vistas al mar, Cala de Mar esta bendecido por un promedio de 300 días soleados.

El hotel esta incrustado entre riscos y densa vegetación y se eleva majestuosamente sobre el mar, con el fuerte rugir de las olas al romper contra las rocas –la espuma de sus olas danzando en el aire por varios segundos antes de volver a caer– marcando el ritmo de vida de este paraíso tropical, donde las horas pasan lentamente, sumergiéndonos en un mundo de relajación total.

La libertad con la que la arquitectura define y combina los diferentes elementos y la forma en la que se abre hacia el paisaje es el reflejo de la forma de disfrutar de los que habitamos por unos días Cala de Mar donde la naturaleza es aliada y complice y nos invita a participar del gozo de estar vivos.

En mi mano sostengo una copa estilizada de Champagne, con el líquido burbujeante brillando a través del cristal, Moët Chandon, un Champagne de aroma frutal, a limón y toronja con notas de durazno, albaricoque y manzana y con pequeñas y traviesas burbujas que suben hasta los labios de la copa, de ahí a mi cabeza y luego a las estrellas….

El rumor de las olas del mar del Pacifico me recuerdan mi mundo, la brisa y sus alrededores son los testimonios de las delicias de mi país.  Mole, enchiladas, chile…

platillos exquisitos que hemos estado probando en sus diferentes restaurantes, cada uno con un increíble y diferente ambiente, desde su restaurante A MARES que ofrece creaciones únicas de cocina de autor acompañadas de los mejores vinos de México y del mundo, hasta el SEAFOOD MARKET en un deck de madera sobre las rocas y el restaurante LAS ROCAS donde podemos degustar creativos platillos exquisitos en un ambiente casual, este es un increíble destino culinario.

La noche trae con ella, calurosos momentos románticos, el mar incorpora un ritmo tranquilo a mi vida, la brisa me recuerda que los momentos felices son efímeros, una noche de contemplación se vuelve ideal.

Cala de Mar forma parte del prestigioso catálogo de hoteles Preferred Hotels & Resorts, en su categoría más alta: Legend.  Esta colección de increíbles hoteles esparcidos por el mundo, nos invitan a descubrir el lujo y la elegancia en ambientes únicos y mágicos.

https://www.calademar.com/

Artículo anteriorUsted ¿ya hizo su testamento?
Siguiente artículoCelebrando México (video)

Deby Beard es polifacética, y siempre encontrará algo para sorprenderte.

Organizando más de 150 catas por año, ayuda a que cada vez más personas puedan iniciarse en la cultura del vino, disfrutando y aprendiendo al mismo tiempo.

En los locales de Riedel Wine Bar podrás encontrar la combinación perfecta entre los mejores vinos y el mejor cristal para apreciarlos y disfrutarlos. Deby importa copas Riedel, para enaltecer con su cristal perfecto los aromas y sabores de los mejores vinos.

Puedes leer sus artículos en las principales publicaciones de México, siempre tratando temas que nos llevan al mundo de los placeres: vinos, comidas, viajes, lugares para disfrutar, etc.

Premios y reconocimientos:

El Comité de la Excelencia Universal, entrega el reconocimiento a: DEBY BEARD

LA EXCELENCIA UNIVERSAL Hace más de 10 años que se instituyó el premio de la Excelencia Universal, donde siempre se invita a personalidades o figuras, además de instituciones o firmas de relevancia, para recibir este prestigiado reconocimiento que fue instituido por René Cassin (Premio Nobel de la Paz), para preservar la calidad en cualquier área del saber humano.

A través de los años lo han recibido firmas del nivel de Cartier, Jaguar, Rolex, Chanel-Paris, Hoteles Ritz y Plaza Athénée de París, Palace, Villamagna y Hesperia de Madrid, Hotel Alvear de Buenos Aires, Hotel Plaza de Nueva York, además de celebridades de la talla del Rey Juan Carlos de España, Nancy Reagan, Margaret Thatcher, Plácido Domingo, Julio Iglesias, Ricardo Montalbán, María Félix, Jacobo Zabludovsky, Roger Moore, Omar Shariff, Luis Miguel, Rufino Tamayo, Juán Soriano, entre otros, que lo han recibido con gran beneplácito.