Cualquier transacción por internet para adquirir un bien, programa o servicio, aun cuando la entrega material sea físicamente, es considerado comercio electrónico, este giro comercial y de servicios ven en el internet y las tecnologías de la información una forma efectiva de poder hacer negocios e incrementar sus ventas de manera exitosa, señaló el Presidente de TLC, Asociados Dr. Octavio de la Torre de Stéffano.

Durante su participación con la conferencia “E-commerce para todos, los desafíos de la Fiscalización, en la segunda Feria de Competitividad en Comercio Exterior y Aduanas 2018, organizada por la Aduana de Tijuana que dirige Enrique Orantes, así como por  organismos empresariales de la región.

Ante empresarios de ambos lados de la frontera y estudiantes universitarios, afirmó que a diario este sector cobra más importancia y en el caso de México creció un 900% entre 2009 y 2016, con ventas registradas en 2015 por 257 mil millones de pesos, de acuerdo a la Asociación Mexicana de Internet.

Dichas estadísticas revelan que el 26 por ciento de los mexicanos que realizaron compras por internet adquirieron ropa y calzado; 25 por ciento, electrónicos, electrodomésticos y muebles; 12 por ciento, pagaron servicios, y 8 por ciento adquirieron boletos de transporte y paquetes turísticos.

Comentó que las ventajas del comercio electrónico son muy numerosas frente al comercio tradicional, pues ofrecen muchas oportunidades para los retailers o comerciantes no sólo para tener un canal adicional de ventas, sino también para abrir nuevos mercados, promocionar sus productos y ampliar sus negocios.

 En este sentido, De la Torre de Stéffano mencionó que el comercio electrónico supone una ventaja competitiva y una oportunidad de negocio muy interesante, en el que países como Estados Unidos, China y algunos de Europa, llevan una ventaja considerable respecto a México.

La tasa de crecimiento de este sector a nivel nacional continúa aumentando en gran parte por una economía saludable, mejoras a la infraestructura y una mayor aceptación cultural, siendo la compra de viajes y movimientos financieros los servicios digitales más recurrentes por los mexicanos.

Dado el dinamismo observado, aseguró que es vital para el desarrollo de la actividad comercial en México, contar con un marco regulatorio y tributario moderno, que potencie al sector, beneficie al país y genere un equilibrio entre comercio electrónico con el tradicional.

La diferencia en el pago de impuestos entre el comercio tradicional y el electrónico, propician que los costos de los productos sean más baratos en esta última modalidad, lo que representa una competencia desleal para el comercio tradicional, puntualizó Octavio de la Torre.

Mencionó que actualmente existen esfuerzos en México para mejorar el marco jurídico y tributario de este sector, en los cuales se encuentra participando activamente el equipo de TLC Asociados fundamentalmente para mejorar la competitividad y compartir la metodología que inventaron de cumplimiento fiscal y aduanero esbelto.

Finalmente, aseguró que para reducir la brecha entre México y las potencias en este sector, es fundamental comprender la tecnología, para ello es necesario capacitar al sector público y privado en materias como inteligencia artificial, robótica, tecnologías de la información, invertir en el mejor activo de México, sus jóvenes, pero en áreas del conocimiento que sean compatibles con las fortalezas y vocaciones de los estados en los que radican.