Tokio, la capital y el corazón de Japón, es una ciudad moderna y vibrante cuya historia, cultura, gastronomía y, claro, alta hotelería, nos enamora a todos los que la visitamos.

Elegante y majestuoso, el hotel Mandarin Oriental Tokyo se eleva muy por encima de los elegantes rascacielos de la ciudad y las tiendas modernas en Nihonbashi. Sin embargo, su fachada contemporánea esconde un rico patrimonio.

Un espacio donde diseño moderno y toques tradicionales y auténticos se mezclan para crear un ambiente inolvidable. Con todo el lujo que esperamos de un Mandarin Oriental, más un sabor único que se integra al hotel de la ciudad misma de Tokyo, esto es mucho mas que un hotel, es la perfecta representación del destino donde se encuentra.

Conocido por su gastronomía, el hotel es hogar a joyas culinarias. Desde su restaurante Siganture de comida francesa, hasta Sense de cocina cantonesa y Tapas Molecular Bar donde podemos disfrutar de la divertida exquisita comida molecular que está tan de moda hoy en día, Mandarin Oriental Tokyo busca siempre crear experiencias únicas.

La larga lista de su oferta gastronomía continua para todos los gustos y antojos, con dos restaurantes italianos ¬–The Pizza Bar on 38th y K’shiki– , uno mediterráneo llamado Ventaglio, un exquisito Gourmet Shop, un elegante Oriental Lounge y su famoso Mandarin Bar.

Dos espacios imperdibles que debemos visitar en este maravilloso lugar es el restaurante autentico japonés Sushi Sora y el inolvidable Sense Tea Corner, donde podemos gozar de tradicionales y deliciosos tés con vistas panorámicas desde el piso 37 del hotel.

El cautivante y hermoso país de Japón se mantuvo alejado del mundo por siglos, su interesante cultura y la manera tan especial de pensar de su gente fue por muchos años un secreto. Hoy en día nuestra curiosidad por este exótico país continúa y al aventurarnos por las calles de sus ciudades y perdernos entre sus maravillas nos encontramos con su verdadera esencia.