La delicadamente bella ciudad de Suzhou merece ser explorada desde un hotel sin igual, cuyo contrastante diseño integra el pasado y presente de Suzhou: W Suzhou.

Integrando toques arquitectónicos típicos de la zona, como puertas redondas y muebles inspirados en el agua, el Hotel W luce como una extraña y fascinante combinación de extravagante diseño y lujosas acomodaciones.

El magnífico diseño del hotel se expresa en plenitud en sus exquisitos restaurantes. Cenar en SU YAN, de comida regional redefinida, es una experiencia sensorial, donde cada platillo es más exquisito e impactante que el anterior. Su magnífica decoración, con típicos tejidos rojos y con impactantes vistas panorámicas, va de acuerdo a los deliciosos platillos que mantienen los sabores tradicionales chinos pero juegan con toques innovadores y presentaciones artísticas.

El lobby –al cual se le llama livingroom en todos los hoteles de la cadena– es una colección de piezas de arte: desde el piso dorado del bar que se eleva en imitación de una gota de agua al caer, hasta los metálicos triángulos que sobrevuelan la recepción, reproduciendo el vuelo de aves y el gran mural plateado que presenta típicas construcciones de Suzhou.

Esta histórica y pintoresca ciudad es el escenario de innumerables cuentos y leyendas chinas. Sus pequeñas calles antiguas y delicados jardines contrasta con la vibrante y moderna Shanghái, que se encuentra a poca distancia. Aventurarse aquí significa adentrarse en el pasado del fascinante país de China.

Esta antigua ciudad, conocida como el paraíso terrenal en China, te enreda y enamora. Desde su histórica calle Pingjiang, donde podemos pasar horas paseando entre antiguos edificios de arquitectura tradicional a lo largo de canales y curando sus pequeños puentes de piedra, hasta su famoso jardín ancestral Humble Administrator’s Garden y el impactante centro comercial cosmopolita Suzhou Center, este es un destino donde se entremezcla a la perfección la lujosa modernidad de China con el sabor tan único de su rica historia.

W Suzhou es un hotel de lujo y vanguardia, donde buen gusto y talento artístico han creado sofisticados espacios que transcienden belleza estética y despiertan en nosotros una profunda exaltación. Un reflejo de la belleza y el alma de la ciudad, este atrevido y auténtico hotel es un destino en sí mismo.