Las empresas que forman parte de la Iniciativa Privada (IP) anunciaron que respaldan las propuestas del Presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador, para resolver las problemáticas de la frontera norte de México.

La Iniciativa privada local prevé que con la llegada de López Obrador a la presidencia de la República, se fortalezca la oportunidad de crear y  aplicar políticas públicas que se encuentran alejadas de la realidad en esa zona del país..

Asimismo consideran que debería integrarse cambios a algunas propuestas, como en el caso del aumento salarial ya que estas medidas también podrían significar inflación. También se expuso la reducción del  16% del  Impuesto al Valor Agregado (IVA) en la frontera a 8 por ciento.

De la misma manera destacó la posibilidad de crear una zona estratégica en la región para generar mayor competitividad e impulsar la economía e hizo hincapié en la descentralización de las dependencias federales que serán trasladadas a Tijuana, Baja California.

Por su parte, el presidente de la Asociación de Industriales de Mesa de Otay en Tijuana, Salvador Díaz González, señaló que el traslado del Sistema de Administración Tributaria (SAT) a la frontera significa cerrar un ciclo en el que el estado estuvo aislado de las decisiones del gobierno federal.

Díaz González indicó que se debe conocer que áreas del SAT se trasladarían, si son todas las oficinas o sólo algunas las que arriben al estado en los próximos meses y dijo que lo consideraba una buena propuesta que acerca al estado a la realización de trámites.

En el mismo sentido se pronunció el presidente de la Cámara Nacional de Comercio, Servicios y Turismo en Tijuana, Mario Escobedo Carignan, ya que dijo que no sólo se debe pensar  en el traslado sino en impulsar el consumo interno del estado.

Además señaló que al fortalecer este consumo interno se evitarán las fugas de cliente que viven en la frontera, pero que deciden adquirir sus bienes en territorio estadounidense, acto que genera grandes pérdidas económicas para la zona fronteriza.

Al respecto el Colegio de la Frontera Norte señaló que las pérdidas económicas por esta fuga de consumidores es de entre 6 mil y 7 mil millones de dólares cada año. Igualmente destacó que estas pérdidas se deben al costo elevado de algunos productos que llegan de la capital y que en Estados Unidos se encuentran más baratos.

Según cifras del INEGI la mayoría de los productos que se adquieren en la frontera son importados de Estados Unidos, por lo que una vez que se baje el IVA en la frontera el cambio será inmediato, puntualizó el Colegio de la Frontera Norte.

El presidente del Consejo Coordinador Empresarial en Tijuana, Kurt Honold Morales, insistió que se debe cuidar el incremento salarial, ya que en caso de aumentarlo al doble, se podría reflejar a la par un aumento en los precios de los insumos, y que las empresas no absorberán el aumento en el valor de la nómina.