Todos se volvieron locos hablando sobre la anulación del acuerdo nuclear iraní, pero muy pocos hablaron del nuevo acuerdo nuclear que Estados Unidos firmó en Washington, con ¡México!

Quizás esto es porque esta nueva asociación de cooperación tecnológica entre Estados Unidos y nuestro país, no tiene nada de belicoso, pero sí, mucho de sentido común.

Este acuerdo aumentará la capacidad nuclear y radiológica mexicana para usos médicos y desalinizará toneladas cúbicas de agua para riego agrícola. México tendrá, la tecnología de punta de los estadounidenses.

Nada más busque usted comentarios sobre reforma energética y verá que todos están vueltos locos especulando sobre si la actual sobrevivirá con el nuevo presidente mexicano… cualquiera que sea el que llegue.

Hablando con los americanos, y no piense usted en Trump, piense en los que manejan lo que Trump no cambiará. Las reformas de los sistemas de energía ya no son solamente sobre el petróleo, son sobre la energía limpia; la nuclear, la solar, la eólica (la de viento, pues). Por eso este nuevo acuerdo de nueva aportación tecnológica es tan valioso. En México ya nos habíamos quedado atrás en la industria nuclear, y eso no puede ser para un país importante. Hoy tenemos sólo dos reactores nucleares, Canadá tiene 22, España tiene 9. Hasta Suiza tiene 5 y su territorio es casi igual al del estado de Puebla. Imagínese, nuestros dos reactores nucleares de Laguna Verde en Veracruz, en 2016 generaron solamente un poco mas de 4% de toda la electricidad consumida en el país. No puede ser.

Por eso hoy le traigo buenas noticias. En México estamos haciendo más que los americanos generando nueva energía limpia y renovable.

México quiere producir 35% de su electricidad con esa energía para el 2024. ¡Faltan sólo seis años!, y para eso no está esperando que los gringos nos compartan su tecnología. Ya México tiene 58 nuevas plantas generadoras de electricidad, la mayoría solar; el resto de viento. Debería usted ver cuanto han hablado los ambientalistas en Washington de la planta de Villanueva de energía solar en el desierto de Coahuila; 2.3 millones de páneles solares listos para generar electricidad para millón y medio de hogares. Es el proyecto más importante en el hemisferio occidental… y está ¡en México! Aquí, en Estados Unidos se mueren de envidia, porque mientras nosotros avanzamos en generación de energía limpia, Trump va para atrás, intentando revivir al carbón para generar electricidad. Es como regresar a los años 50 otra vez. Viendo uno de los promocionales de la planta de Villanueva, un colega americano me dijo… “Geez, you guys in México are now better than us”. (“Híjole ustedes en México ya son mejores que nosotros”. Sí, le conteste a mi cuate periodista, agradéceselo a Trump.

Conclusión: esto de la renovación de energía no puede echarse para atrás.