Hangzhou es uno de esos lugares donde se respira la historia misma, donde el pasado lo podemos vivir y ver con nuestros mismos ojos y donde podemos disfrutar del lujo desmesurado, pero siempre sutil y elegante, de un increíble hotel Banyan Tree.

Ubicado en lo humedales de Xixi, este lujoso hotel está diseñado en estilo Jiang Nan, dando un auténtico sentido del lugar y la tranquilidad invaluable. El Parque Nacional Xixi, un “parque de agua viva” ha sido preservado por la recuperación de áreas húmedas y la restauración de sistemas ecológicos, allanando el camino para el establecimiento de estanques de peces y cañaverales y la reintroducción de 270 especies biológicas como caqui, Morera, bambú, sauce y árboles de alcanfor.

BT Hangzhou

La belleza de histórica región de Xixi fue observó por los poetas de la dinastía Tang eminente y fue también el lugar de nacimiento del famoso Dragon Boat Festival en 1465. Hoy, el Parque Nacional del humedal de Xixi ofrece un retiro único a los habitantes de la ciudad del interior de China así como a los viajeros internacionales, con sus ofertas diversas de la ecología, de la cultura y del entretenimiento.

Los huéspedes podemos visitar varios lugares de interés, como la Villa Plum, el templo Autumn Snow, la Villa de Pescadores Yanshui, y la Casa de la Familia Xixi, que se encuentran dentro de la reserva y que proporcionan las leyendas históricas y culturales de la región de Hangzhou.

Aquí los días se pasan en un estado de paz absoluta, dejándonos vislumbrar por la impactante belleza de Hangzhou, su famoso West Lake, sus templos, pagodas, terrazas de té y cariñosa gente. Conocida como ‘el paraíso en la tierra’ de este fascinante país, Hangzhou –a unas pocas horas de Shanghái– es el hogar de maravillas históricas y culturales.

Banyan Tree Hangzhou es diseñado como un pequeño pueblo tradicional, sus hermosas villas como divinas casas rodeando un canal con típicos puentes chinos. Su exuberante lujo y excelente gastronomía –degusté platillos tradicionales de la región en su bello restaurante chino– hacen de este hotel un verdadero edén. Impactante y sublime como la ciudad en la que se encuentra, Banyan Tree logra una vez más enamorarnos de su exquisitez y del destino al que se incorpora.