En toda la frontera con México, centenares de ciudadanos americanos de origen mexicano están recibiendo no solo, una negativa del Departamento de Estado al pedir que les renueven su pasaporte sino además la advertencia de que su ciudadanía está bajo investigación porque ‘se teme’ que sus certificados de nacimiento de Estados Unidos hayan sido fraudulentos.

Esto es un enorme peligro a la democracia y la libertad no solo porque sienta precedente para “revisar” el derecho a ser ciudadano de cualquier persona (así empezó la campaña antijudía en Alemania) sino porque además pone a toda la población de origen hispano bajo aviso de que su status legal (aun siendo ciudadanos) está siendo cuestionado.

Esto agregado a la deshumanización de los latinos (todos son narcos, todos asesinos, todos malos hombres) por Trump y los gritos de “build the wall” generan la atmosfera xenofóbica tan conocida para quienes conocemos la historia de la discriminación, la persecución y la eliminación de grupos culturales, religiosos o étnicos en beneficio de algún líder populista ya sea de izquierda o de derecha.

¿Pero sabe usted que es lo más asombroso?

Uno el poco ruido que se ha hecho al respecto seguido por el hecho de que esta teoría de la falsificación de actas de nacimiento americanas por mexicanos es una “hipótesis política” manejada tanto durante el gobierno de Bush como el de Obama y solo rescatada por el de Trump lo que la convierte en una subcorriente ideológica que ha infectado al país silenciosamente por tres gobiernos y que apenas ahora nos estemos dando cuenta.

Usados como munición por los republicanos, perseguidos por los demócratas obamistas lo único que nos queda es poner manos a la obra y empezar a organizarnos de verdad, familia por familia, barrio por barrio hasta que, en nuestra unión se cimente la fuerza necesaria para enfrentar, detener y contrarrestar a nuestros enemigos y según parece, el único quien hoy, en el espectro político actual está decidido a apoyarnos, tratarnos como iguales y trabajar con nosotros por un mejor país es Bernie así que, no le demos más vueltas, quienes quieran venderse a los “poderosos” de hoy que lo hagan, los demás vayamos iniciando el paso para hacer camino,  un camino hacia la igualdad, la libertad y la felicidad en este país al que tanto aportamos y que tanto nos ha dado y más nos dará una vez organizados.

Si les interesa ser los fundadores de un nuevo movimiento que no solo nos defienda, sino que nos empodere visita www.voceshispanas.com y afíliate.

Tu membresía será tu garantía de un futuro mejor.